Iuris & Lex

iuris 25 Enero 2013

Issue link: http://diario.eleconomista.es/i/105423

Contents of this Issue

Navigation

Page 21 of 27

22 IURIS&LEX 25 ENERO 2013 [A fondo] Controvertidas decisiones ante la falta de medios Existe una absoluta falta de recursos para comprobar la realidad de las denuncias de maltrato psicológico Al final es el juez el que debe, con su experiencia, resolver estas denuncias con pocos o casi ningún medio probatorio POR PALOMA ZABALGO JIMÉNEZ Socia-Letrada de Molina & Zabalgo abogados ecientemente, se acaba de conocer una resolución judicial por la que una jueza de Denia le concede la guarda y custodia compartida a un padre, condenado por sentencia penal de violencia de género. Este tipo de situaciones producen entre la sociedad una enorme alarma social por la grave situación y la lacra de la violencia de género. Sin embargo, la violencia de género no es, ni muchísimo menos, un problema que pueda resolverse solo y exclusivamente en los Tribunales. Se trata de un problema de valores, de educación, de respeto por los demás y, fundamentalmente, de familia. Jueces y tribunales pueden intentar paliar, ayudar y proteger a las víctimas de violencia de género, pero se está comprobando con las muertes de mujeres y niños que esta tutela judicial resulta del todo insuficiente, debido a la falta de medios y de recursos. Es importante no olvidar que el año pasado han muerto seis niños a manos de sus padres, como una forma de machismo y venganza cruel hacia sus esposas. La falta de recursos imposibilita, por un lado, acceder a la verdadera protección de mujeres y menores víctimas de violencia de género y, por otro lado, se está permitiendo la existencia de un abuso de esta ley por algunas mujeres, que intentan beneficiarse de la misma. Siempre existe la excepción que confirma la regla y que perjudica a las demás mujeres y niños objeto de esta protección. Existen multitud de denuncias de malos tratos psicológicos de mujeres que provocan la inmediata detención del hombre o del padre, al que le supone dos noches de detención judicial, pese a que después se compruebe que no existe veracidad alguna en esa denuncia. Todo ello tiene una consecuencia tremenda y es que muchas mujeres que denuncian un maltrato psicológico que es real, se vean totalmente desprotegidas porque su veracidad, en este punto, se suele poner ya en duda. Situaciones como las descritas anteriormente derivan fundamentalmente de una verdadera falta de recursos y de medios en los juzgados y tribunales para comprobar la realidad de estas denuncias que exigirían un seguimiento exhaustivo y pormenorizado de cada caso, algo que es muy complicado y, a veces, imposible de realizar debido a la falta de recursos. Y al final, es el juez o tribunal quien debe resolver, por su experiencia, estas denuncias, con pocos o casi ningún medio probatorio. Los malos tratos psicológicos que, desgraciadamente, existen en el seno familiar, exigen un seguimiento exhaustivo y pormenorizado de cada familia para poder conocer el alcance de los mismos y adoptar las medidas de protección necesarias, tanto para la mujer como para los niños. Pero este seguimiento es, en la práctica, imposible por la falta de recursos y medios en los tribunales, en los equipos psicosociales, etc., y todo ello, lamentablemente, conduce a la desprotección de la familia sometida a esta violencia, e incluso al abuso en otras situaciones. Existen resoluciones judiciales que deniegan la orden de alejamiento y archivan las actuaciones penales, simplemente porque la denuncia efectuada por la mujer está mal redactada y, sin embargo, de forma posterior, el equipo psicológico establece en el procedimiento de familia que Se acaba de conocer una resolución judicial por la que una jueza de Denia le concede la guarda y custodia compartida a un padre, condenado por sentencia penal de violencia de género. Este tipo de situaciones producen entre la sociedad una enorme alarma social por la grave situación y la lacra de la violencia de género. Sin embargo, la violencia de género no es, ni muchísimo menos, un problema que pueda resolverse solo y exclusivamente en los Tribunales. Se trata de un problema de valores, de educación, de respeto por los demás y, fundamentalmente, de familia. Jueces y tribunales pueden intentar paliar, ayudar y proteger a las víctimas, pero esta tutela judicial resulta del todo insuficiente, debido a la falta de medios y de recursos. R THINKSTOCK ese maltrato psicológico había sido reiterado, y había incluso llegado a otros ámbitos, como el social, el sexual, el laboral y el familiar. Tampoco sorprende ver cómo otras resoluciones judiciales condenan al hombre por un delito de violencia familiar cuando se ha producido un hecho puntual, como puede ser el derivado de una agresión mutua entre marido y mujer, pero que conlleva una lesión leve, por ejemplo, para la mujer, pero que constituye la base de dicho delito para el hombre. Y en el proceso de familia, nos encontramos con la inexistencia de violencia familiar, condenable para el hombre y para la mujer, pero que imposibilita al padre, solicitar, no sólo la guarda y custodia de sus hijos, sino ni tan siquiera la guarda y custodia compartida, ya que, automáticamente, se ha convertido en un maltratador. Y ante hechos como estos, en los que se acredita el intento de instrumentalización de la Ley de Violencia de Género para prevalecerse de medidas judiciales en el proceso de familia, los magistrados que deben dictar sentencia han de interpretar cada caso conLos magistrados que deben dictar sentencia han de interpretar creto atendiendo a la lógica, buscando siempre el bien cada caso concreto atendiendo a la lógica, buscando siempre del menor y dictando sentencias cuyo único fin es, y debe el bien del menor y dictando sentencias cuyo único fin es, y ser, preservar al menor, que es la verdadera víctima de debe ser, preservar al menor, que es la verdadera víctima. Es estas tremendas, lamentables y frecuentes situaciones. habitual ver cómo la sociedad acusa y juzga con ligereza, con Es habitual ver cómo la sociedad acusa y juzga con argumentos básicos, falta de conocimiento y feroces críticas ligereza, con argumentos básicos, falta de conocimienlas decisiones judiciales sin saber ni tener en cuenta ni pensar to y feroces críticas las decisiones judiciales sin saber en que aquellos que deben impartir justicia no disponen ni de ni tener en cuenta ni pensar, en que aquellos que medios materiales ni humanos para llevar a cabo una tarea deben impartir justicia no disponen ni de medios maexhaustiva de investigación. No me gustaría estar en el lugar teriales ni humanos para llevar a cabo una tarea exde estos jueces, ya que la aplicación estricta del derecho es lo haustiva de investigación. No me gustaría estar en el que realmente les impide hacer justicia. lugar de estos jueces, ya que la aplicación estricta del derecho es lo que realmente les impide hacer justicia.

Articles in this issue

view archives of Iuris & Lex - iuris 25 Enero 2013