elEconomista Seguros

elEconomista Seguros 11 febrero 2016

Issue link: http://diario.eleconomista.es/i/638832

Contents of this Issue

Navigation

Page 39 of 39

40 Seguros D e alimento básico a producto para sibaritas, el pan artesano, cocido a fuego lento, se ha convertido en uno de los placeres gastronómicos más deliciosos y asequibles en esta nueva cultura gourmet que nos invade. Directamente relacionado con la dieta mediterránea, ese instante de disfrute de un pan tradicional, elaborado a la antigua nos traslada casi al instante a la infancia, al olor a leña, a los sabores de pueblo. De ahí su creciente demanda en todos los hogares contemporáneos. Pero no todo vale en la cultura del buen pan. Pues tras esa obsesión por el "pan caliente" que empezó a ponerse de moda hace apenas cuatro o cinco años, comenzaron a proliferar todo tipo de sucedáneos a bajo precio que con la ANA M. SERRANO LEVADURA MADRE, SABOR A TRADICIÓN El pan, un alimento tan básico como tradicional, se ha convertido en un producto gourmet gracias al buen hacer de maestros panaderos como Moncho López, el alma de las tahonas Levadura Madre y garante del secreto de sus codiciados productos ESTILO DE VIDA excusa del "recién hecho" comercializaban piezas congeladas, de clase ínfima, blandas, insípidas... Por fortuna, un puñado de artesanos, amantes de las cosas bien hechas y conocedores de la mejor tradición panadera, se empeñaron en devolver la calidad a esta tradicional profesión tan entrañable como exquisita. El caso de Levadura Madre Entre este puñado de artesanos panaderos encontramos a Moncho López, el alma mater de Levadura Madre. Un apasionado del oficio de panadero que, bajo la premisa de recuperar el gusto por la cosas bien hechas, los sabores tradicionales y ese trato "de tú a tú" que se había perdido en las panaderías, en poco tiempo ha puesto en marcha dos tahonas en Madrid y se ha convertido en todo un referente para los que buscan el sabor de la tradición. Un trato personal que en las panaderías Levadura Madre se cuida hasta el último detalle; desde la decoración de diseño, acogedora y cálida, hasta la presentación de los productos en cestitas, campanas transparentes y alacenas de madera y cristal. Todo ello envuelto en un ambiente dominado por el blanco donde se atesoran hasta treinta clases de pan diferentes: pan Pouchon, Pagés de centeno, hogaza multiharinas, de espelta y maíz, de vino, pasas y nueces, de chocolate y naranja… Un surtido extraordinario cuyo secreto reside en el amor, el mimo con los que se elaboran. Y en la masa, claro. Más que pan Como Levadura Madre no vive sólo de pan —en su oferta se encuentran también bizcochos, bollitos, pasteles, tartas o pastas de té, que son otra de sus grandes tentaciones artesanas—, nos propone un San Valentín tan dulce como sus cookies Red Velvet. Ellas son las verdaderas reinas del mes de febrero, con una textura y sabor que sorprenden incluso a los paladares más exigentes. Al igual que la mayoría de sus productos, las deliciosas Red Velvet también pueden encargarse online. EE

Articles in this issue

view archives of elEconomista Seguros - elEconomista Seguros 11 febrero 2016