Iuris & Lex

Iuris 08 abril 2016

Issue link: http://diario.eleconomista.es/i/663535

Contents of this Issue

Navigation

Page 66 of 89

67 IURIS&LEX 8 ABRIL 2016 E n fecha 9 de marzo de 2016 se dictó por parte del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Girona una sentencia en la cual se estimaba completamente la demanda de nulidad de cláusula suelo y devolución de cantidades indebidamente pagadas, que desde Kernel Legal interpusimos en nombre y representación de unas consumidoras, condenando a la entidad ban- caria a cesar en la aplicación de la mencionada cláu- sula y a devolver la cantidad de 7.000 euros pagados en exceso como consecuencia de la indebida aplica- ción de la cláusula suelo. Los argumentos que utiliza el juzgador para estimar la demanda de las consumidoras son prácticamente idénticos a los utilizados por el Tribunal Supremo en las sentencias de 9 de mayo de 2013, 24 de marzo de 2015 y 23 de diciembre de 2015, en tanto en cuanto se considera que la cláusula limitativa del tipo de interés no supera el doble control de transparencia, ya que no permite al adherente conocer de manera real, sencilla y efectiva -y no como una mera posibilidad- la carga económi- ca del contrato de préstamo hipotecario, esto es, la onerosidad o sacrificio patrimonial que le comporta la contraprestación ni la carga jurídica o posición que le compete en el mismo. En consecuencia, las adherentes no pudieron percibir que la cláusula suelo definía el objeto principal del contrato e incidiría de manera decisiva en la obligación de pago de la cuota hipo- tecaria, convirtiendo de manera sorpresiva para ellas el préstamo hipotecario a interés fijo cuan- do realmente se le había ofertado como un préstamo hipotecario a interés variable. En relación a la retroactividad de los efectos restitutorios de la cláusula suelo, la sentencia se limita a seguir lo estipulado por el Tribunal Supremo en 25 de marzo de 2015 y, por ende, devolver las cantidades pagadas en exceso por las consumidoras a partir de 9 de mayo de 2013. Falta de legislación aplicable Pero lo realmente interesante de la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Girona es la opinión que obiter dicta realiza el juzgador sobre la labor del legislador al trans- poner la famosa Directiva 13/93 sobre cláusulas abusivas. Se comenta en la sentencia que nuestro legislador no entendió o no quiso transponer a través de la Ley 7/1998, de 13 de abril, de Condiciones Generales de la Contratación, la posibilidad de arti- cular un control de transparencia en relación a cláusulas relativas al objeto principal del contra- to que rezuma de la Directiva Comunitaria -como es el caso de las cláusulas suelo-. En consecuencia, la inexistencia de una regulación expresa en nuestro Derecho positivo del control de contenido de los elementos esenciales del contrato u objeto principal del mismo con- duce a que la cuestión deba abordarse desde el prisma de la doctrina de la Sala Primera del Tribunal Supremo, en atención al carácter complementario del ordenamiento jurídico de su juris- prudencia -artículo 1.6 del Código Civil-. En este caso, el juzgador considera que ésta fija con precisión el alcance del control de transparencia que resulta de los artículos 4.2 y 5 de la Directiva 93/13/CEE, tal como ha sido interpretada por la jurisprudencia del TJUE. Esta consideración da sitio a un debate que ya ha está teniendo lugar en nuestra doctrina, en el sentido de si realmente lo que está haciendo el Tribunal Supremo es una labor de creación de Derecho -que en principio le está totalmente vedada- y no una labor de complemento que es la que nuestro Código Civil recoge. Y esta labor del Tribunal Supremo en relación a las cláusulas suelo -de creación y de complemento, según desde el prisma en que se mire- no sólo la realiza al abordar el control de transparencia, sino que, de mane- ra aún más clara, lo hace al fijar la retroactividad de la cláusula suelo, donde de manera un tanto sorpresiva se fija a partir del 9 de mayo de 2013, inaplicándose así un precepto legal como es el artículo 1303 del Código Civil, que obligaría a la restitución de todo lo que el consumi- dor hubiese pagado como consecuencia de la aplica- ción de una cláusula suelo que fuese declarada nula. Cláusulas suelo: deberes pendientes del legislador Esta consideración abre el debate de si la misión del TS es la de creación de Derecho o tiene una labor de complemento Los argumentos que usa el juez para estimar la demanda son prácticamente idénticos a los utilizados por el TS POR MANEL LUQUE Socio responsable del Departamento de Bancario de Kernel Legal En fecha 9 de marzo de 2016 se dictó por parte del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Girona una senten- cia en la cual se estimaba completamente la demanda de nulidad de cláusula suelo y devolución de cantidades indebidamente pagadas, condenando a la entidad banca- ria a cesar en la aplicación de la mencionada cláusula y a devolver la cantidad de 7.000 euros pagados en exceso como consecuencia de la indebida aplicación de la cláu- sula suelo. Los argumentos que utiliza el juzgador para estimar la demanda de las consumidoras son práctica- mente idénticos a los utilizados por el Tribunal Supremo en diversas sentencias. Esta consideración da sitio a un debate: si realmente lo que esta haciendo el TS es una labor de creación de Derecho y no una labor de complemento que es la que nuestro Código Civil recoge. Y esta labor en relación a las cláusulas suelo no sólo la realiza al abordar el control de transparencia, sino que, de manera aún más clara, lo hace al fijar la retroactividad de la cláusula suelo, donde de manera un tanto sorpresiva se fija a partir del 9 de mayo de 2013, inaplicándose así un precepto legal como es el artí- culo 1303 del CC, que obligaría a la restitución de todo lo que el consumidor hubiese pagado como consecuencia de la aplicación de una cláusula suelo declarada nula. [A fondo] GETTY

Articles in this issue

view archives of Iuris & Lex - Iuris 08 abril 2016