elEconomista Franquicias

elEconomista Franquicias 10 abril 2017

Issue link: http://diario.eleconomista.es/i/808065

Contents of this Issue

Navigation

Page 2 of 37

Franquicias 3 elEconomista Mucho antes que en política, confianza en el negocio Llaollao ha decidido hacer caso omiso de los mensajes alarmistas por el efecto Trump y el Brexit y ha anunciado su desembarco en Estados Unidos, por la puerta de Texas, y en Reino Unido, por Bournemouth, al sur de Inglaterra EDITORIAL E l año 2016 nos dejó dos acontecimientos políticos que abrieron de par en par las bocas de todo el mundo. En Reino Unido los partidarios del Brexit se salieron, aunque por la mínima, con la suya y, en Estados Unidos Donald Trump ganó, no sin polémicas y acusaciones de espionaje las elecciones presidenciales en el gigante americano. Tanto lo primero como lo segundo hizo que muchas voces de muy distintas latitudes advirtiesen de un parón en la economía internacional y de un nuevo orden en el sistema político mundial. No es esta publicación la que va a atreverse a llevar la contraria de todos esos gurús. Pero sí es la que va a demostrar que hay empresas que más allá de la política y de sus posibles efectos en la economía otorgan más confianza a sus negocios que a las predicciones. LLaollao es un buen ejemplo. La cadena española de elaboración y venta de yogur helado ha decidido hacer caso omiso de esos mensajes alarmistas y ha anunciado que este año, cuando Donald Trump ya ocupa la Casa Blanca y cuando ya se ha puesto en marcha el proceso de desconexión de Reino Unido de la Unión Europea, entrará en Estados Unidos y en Inglaterra. En el mercado estadounidense, la compañía española -originaria de Murcia y con más de 220 locales operativos- empezará a vender yogures helados en Texas, después de haber alcanzado un acuerdo con un grupo empresarial de la zona para que éste se convierta en el masterfranquiciado de la enseña durante los próximos quince años. Aunque ese acuerdo contempla la apertura de diez establecimientos de Llaollao, el tamaño de Texas -tan grande como España- hace pensar que, si el negocio tiene buena aceptación, la firma podría crecer mucho más de lo que está previsto en el plan inicial. Es más, según ha explicado su fundador Pedro Espinosa a esta revista, desde Texas Llaollao podría llegar a otros estados del país que también les interesan, como California o Florida. Además de desafiar los escenarios apocalípticos que Trump podría generar, Llaollao también se atraverá, en pleno Brexit, a llegar a Reino Unido. Y lo hará antes del próximo verano, entrando por el sudeste de Inglaterra a la ciudad de Bournemouth. En ambos casos, la firma confiará en su negocio y en la franquicia, a la que además este año ya ha dado un hermanito con el lanzamiento de su nuevo concepto: Petit Llaollao. ¿Quién quiere pensar en política?

Articles in this issue

view archives of elEconomista Franquicias - elEconomista Franquicias 10 abril 2017