elEconomista Catalunya

elEconomista Catalunya 02 enero 2018

Issue link: http://diario.eleconomista.es/i/920171

Contents of this Issue

Navigation

Page 24 of 39

25 Catalunya elEconomista por la venta online porque no les salía a cuenta, ya que los clientes eran reticentes porque se encontraban con horquillas horarias de reparto muy amplias en las que no podían asegurar estar en casa, no recibían la calidad deseada en los productos frescos y el método para hacer el pedido era muy mejorable: "La gente perdía la confianza al recibir yogures a punto de caducar o tomates demasiado maduros", ejemplifica. En cuanto las empresas de comercio electrónico ofrecen una mejora del servicio, la demanda responde porque existe, sostiene. En 2016, el 25 por ciento de los españoles realizaron alguna compra de alimentación online, y Sorigué augura que el sector del gran consumo vivirá la misma evolución que se ha visto antes en las agencias de viajes y en la moda. "La clave en la alimentación está en ofrecer un producto fresco de calidad", apostilla. Multitienda y con compradoras expertas Deliberry reivindica sus ventajas: entrega en una hora -o en la franja de una hora que el cliente indique- de lunes a sábado de 10:00 a 22:00 horas, pedidos multitienda que el usuario recibe en un envío unificado, y productos frescos en buen estado seleccionados por una mamashopper. Se trata de mujeres de más de 45 años que reciben la lista de la compra en su tableta y que llaman al cliente si no está disponible alguno de los productos o no está en un estado adecuado. Le proponen alternativas o la posibilidad de desistir de ese artículo. Deliberry cuenta con una cincuentena de mamashoppers en plantilla entre Barcelona y Madrid, y Sorigué defiende que optaron por este perfil tras confirmar al inicio de su actividad en mayo de 2015 que es el que sabe comprar mejor: "No es una estigmatización, sino la constatación de su experiencia". Su nicho de mercado es la compra semanal, con un gasto medio actual de 81 euros por pedido, que reparten a través de compañías de mensajería y autónomos mayoritariamente en furgoneta. No buscan la compra de última hora ni la de despensa que las familias realizan cada mes y medio o dos meses. Sorigué señala que los márgenes son bajos, pero la demanda estable, y recalca que más de la mitad de los usuarios que prueban la web o la app repiten. De estos, el 30 por ciento compra cada mes, con una media de dos encargos al mes, y quienes optan por el pedido multitienda quedan fidelizados: "No dejan nunca Deliberry. No hemos detectado ninguna pérdida de clientes multitienda". Y cuanto mayor es la confianza del cliente, más pedidos hace y más tipos de productos encarga, lo que está haciendo subir el gasto medio. La apuesta por el multitienda, que califican de casi única en el mundo, responde a su adaptación al mercado local, ya que en España los consumidores suelen comprar en el supermercado y luego ir a tiendas especializadas en otros productos. Deliberry está aliada con cadenas de carnicería, panadería, productos congelados y alimentos ecológicos, entre otras, y prevé seguir ampliando su abanico de alianzas con comercios, que le pagan una comisión por comprar en sus establecimientos. 'Big Data' Para la compañía, el Big Data es crucial. Al estar todo el proceso digitalizado, la información que le proporcionan los datos de consumo de los usuarios le permiten organizar a las mamashoppers y los repartidores de manera que optimicen su tiempo. Estos datos también son objeto de deseo para los comercios adheridos a la plataforma, que pueden conocer así tendencias y gustos de los consumidores. Deliberry está desarrollando un algoritmo que aprende automáticamente de la información que obtiene del Big Data y con el que quiere conseguir que el 95 por ciento de los pedidos se puedan asignar de manera automática en primavera de este año, frente al 60 por ciento de finales de 2017. Esta optimización permitirá también hacer el modelo fácilmente escalable, allanando su expansión a otras ciudades y países. Y es que la demanda es diferente cada día de la semana, con picos los lunes y los sábados, repitiéndose la tendencia con cada ciclo de siete días. Los festivos, puentes y periodos vacacionales, como el mes de agosto, los pedidos caen drásticamente, para luego dispararse en el retorno, cuando las familias llegan a casa y tienen la nevera vacía: "Esos días hemos de contratar más gente con empresas de trabajo temporal". Deliberry duplicó por diez sus ventas en 2016 respecto a 2015 -cuando operó desde su debut en mayo hasta diciembre-, y en 2017 la facturación ha aumentado un 70 por ciento interanual. Los planes para 2018, con el crecimiento territorial, pasan por duplicar las ventas -hasta acercarse a los 10 millones de euros- y las mamashoppers. Sorigué detalla que, con la mejora tecnológica que tienen en marcha, en el futuro podrán aumentar las ventas en mayor proporción que la plantilla, ya que las mamashoppers podrán realizar más de un pedido a la vez sin equivocarse. La app y la web buscan la facilidad de uso, pero el perfil de usuario repite los roles de género de la sociedad. El 70 por ciento son mujeres, que tienen entre 30 y 45 años, trabajan fuera de casa y tienen hijos. ÉXITO EMPRESARIAL EE ■ Riesgo de exclusión. Las mujeres mayores de 45 años son el colectivo más afectado por el desempleo, y Deliberry decidió colaborar con el programa 'Feina amb cor' de Cáritas después de que Sorigué lo conociese "por casualidad" viendo la televisión. Este programa, creado en 2013, ayuda a encontrar empleo a personas en riesgo de exclusión laboral y por tanto social. Tras esta alianza llegaron otras, con Cruz Roja, la Obra Social 'la Caixa' y la Once, además de contratar 'mamashoppers' a través de los canales de reclutamiento habituales y de ETT cuando hay puntas de demanda tras periodos festivos. La vertiente social de la figura de'mamashopper'

Articles in this issue

view archives of elEconomista Catalunya - elEconomista Catalunya 02 enero 2018