elEconomista Catalunya

elEconomista Catalunya 02 enero 2018

Issue link: http://diario.eleconomista.es/i/920171

Contents of this Issue

Navigation

Page 39 of 39

Catalunya 40 elEconomista CORBIS L a legislatura que dejamos atrás el pasado 21 de diciembre pasará a la historia por lo negativo. Con el independentismo haciendo una prueba de laboratorio sobre el apoyo empresarial e internacional a la independencia y después fingiendo durante toda la campaña electoral que no era responsable de la inestabilidad económica, y los no rupturistas recriminándoles sus acciones, pusimos un punto y final a dos años muy intensos, muy caldeados por el enfrentamiento donde las palabras duras -en muchas ocasiones más que eso- han tomado un papel político demasiado relevante, que es necesario abandonar este 2018. Existen muchos estilos para hacer política, pero no debemos caer en la tentación de convertir el Parlamento catalán en el peor espejo de nuestra sociedad; en un película de dos rombos para el público infantil donde todo aquello que tratamos de transmitirles -respeto a las ideas de los demás y ese "no se insulta" que a veces utilizamos los padres- se muere en la boca y los gestos de quienes, en teoría, son un referente para los demás. Bajemos el tono. Puede que la sociedad catalana mantenga su progreso hacia la independencia, o no, pero necesariamente es un camino que en un sentido u otro tendremos que recorrer juntos y parece complicado que nuestros compañeros sean siempre los que piensan como nosotros. Conocer al que es diferente -se lo enseñamos a los niños- es enriquecedor, pero es necesario oírle en modo escucha activa y nadie adopta esa actitud cuando se le insulta o se le grita; porque nos afecta personalmente; y lo personal es lo emotivo. Afrontemos una legislatura moderada, que nos permita reconstruirnos, con más políticas y menos palabras. Hemos perdido muchas cosas en los últimos dos años por tensar la cuerda y vivir pendientes del calendario. Necesitamos un plan a cuatro años en el que nuestras mentes y esfuerzos se concentren en otros objetivos más que en la ruptura. Se lo debemos a todos nuestros jóvenes que siguen sin encontrar un empleo: los ciclos económicos positivos también se acaban. EL PERSONAJE LA CIFRA Elsa Artadi Directora de campaña de JxCAT EL 'RETUITEO' Elsa Artadi, directora de campaña de Junts per Catalunya, se ha convertido en una de las figuras en ascenso dentro del independentismo catalán. Con un amplio bagaje económico, se la achaca parte del éxito de la extraña campaña que Carles Puigdemont ha planteado desde Bruselas, que le ha llevado a ser la lista independentista más votada. Para algunos, en caso de que Puigdemont finalmente no sea investido, Altadi puede ser una firme candidata a convertirse en algo más que en sus ojos y en su voz en Catalunya: en su sustituta en la presidencia. Su elección, que ERC parece que no ve clara porque prefiere a Oriol Junqueras, volvería a dar la vuelta a las listas. Era el número 10 por la circunscripción de Barcelona. @gabrielrufian Intentaré ser claro. Si de ERC depende, la CUP debería tener grupo parlamentario (Intentaré ser clar. Si d'ERC depèn, la CUP hauria de tenir grup parlamentari) 4,36 Millones de catalanes votaron en las elecciones del pasado 21 de diciembre Las elecciones del pasado 21-D supusieron un nuevo récord de participación en una cita autonómica. Votaron un 82 por ciento del censo, concretamente más de 4,36 millones de personas. El resultado muestra una fortísima fragmentación entre no independentistas y rupturistas, aunque con una cierta ventaja de los constitucionalistas que obtuvieron más de 2,2 millones de votos. Por un año político apto para menores Por Cristina Triana La Torre de Babel OPINIÓN

Articles in this issue

view archives of elEconomista Catalunya - elEconomista Catalunya 02 enero 2018