elEconomista Energia

elEconomista Energía 31 mayo 2018

Issue link: http://diario.eleconomista.es/i/988508

Contents of this Issue

Navigation

Page 25 of 47

26 Energía elEconomista La instalación, que se ubicará en Tarragona, procesará unas 120 toneladas diarias de residuos orgánicos y generará 3.000 toneladas al año de biometano comprimido que se destinará a gas vehicular para transporte Procesos ha anunciado la buena marcha de las obras de construcción de la que será "la primera planta industrial de biometano comprimido en España". Biometagás La Galera, que se ubicará en Tarragona, producirá al menos 375 metros cúbicos hora de metano -el equivalente a una potencia eléctrica de 1,5 megavatios-, procesará entre 100 y 120 toneladas diarias de residuos orgánicos de distinta procedencia y espera generar unas 3.000 toneladas al año de biometano comprimido que se destinará a gas vehicular para transporte. Su director general, Francisco Guzmán, lleva varios años intentando sacar adelante un proyecto que "sea rentable sin primas y esperamos poder demostrarlo con esta planta", ha señalado a nuestra publicación. Se estima que la instalación estará concluida y lista para arrancar en el primer trimestre de 2019. Contará con una inversión aproximada de unos cinco millones de euros, que podrían llegar a amortizarse en un periodo máximo de tres años. Biometagás La Galera es el promotor de la planta. Está integrado por un número importante de socios -algunos de ellos cooperativas- y el proyecto está teniendo mucha repercusión a nivel social. Asimismo, se han alcanzado acuerdos con gestores de residuos de la zona que van a poner su flota de camiones para abastecer las toneladas diarias de lodos y residuos orgánicos CONCHA RASO LA PRIMERA PLANTA INDUSTRIAL DE BIOMETANO COMPRIMIDO EN ESPAÑA ARRANCARÁ EN 2019 RENOVABLES J. G. DE LA HERA E l biometano es un gas poco desarrollado en España pero con un gran potencial. La posibilidad de inyectarlo en la red de gas, su uso en la industria y como combustible para vehículos, abre la posibilidad, según los expertos, de distribuir y consumir un gas renovable y de producción autóctona, convirtiéndose en una de las mejores soluciones para reducir la dependencia energética del exterior e impulsar una economía circular más baja en carbono. El parón en la construcción de nuevas plantas de biogás como consecuencia de la moratoria renovable en 2012, dejó por el camino infinidad de proyectos que están esperando la aprobación de una normativa clara y un régimen económico adecuado -tal y como sucede en otros países de Europa-, para arrancar de nuevo. El número de plantas de biogás en nuestro país no supera actualmente las 150, de las que aproximadamente un centenar producen biogás a partir de los restos biológicos de las depuradoras de aguas residuales y vertederos y el resto aprovechan los residuos de instalaciones agroganaderas, urbanas e industriales. De hecho, muchos de los proyectos que quedaron congelados podrían reconvertirse para hacer biometano. Mientras llega el posible cambio regulatorio, la empresa AGF Ingeniería de

Articles in this issue

view archives of elEconomista Energia - elEconomista Energía 31 mayo 2018